Libro: “Diccionario Filosófico” por Voltaire (1764) | Tiranía, Religión, Secta

voltaire

Otros posts sobre el Diccionario Filosófico:

  • Introducción (Click)
  • Antiguos y Modernos, Artes, Belleza, Democracia, Igualdad, Libre Albedrío (Click)
  • Gobierno, Íncubo, Intolerancia (Click)
  • Ley, Libertad, Libertad de Prensa (Click)
  • Desnudez, Tolerancia, Verdad (Click)
  • Estados, Superstición, Prejuicios  (Click)

En este post:

  1. Tiranía
  2. Religión
  3. Secta

1) Tiranía

Según Voltaire, el tirano es aquel gobernante que solamente conoce las leyes de sus caprichos, quien toma la propiedad de sus súbditos y a la vez los moviliza para tomar la propiedad de sus vecinos.

Sin embargo, uno debe distinguir entre la tiranía de un individuo y la tiranía de muchos. Para Voltaire, es menos detestable la tiranía del único déspota en comparación con la tiranía de muchos. El déspota al menos tendrá sus buenos momentos, pero la asociación de déspotas ninguno. Además, al tirano lo puedes desarmar más fácilmente que a la compañía de tiranos. Concluye diciendo que o eres martillo o eres yunque y tienes suerte si escapas estas alternativas.

Tal definición puede sonar bien al principio porque el pueblo encaprichado conlleva a la tiranía de los intolerantes, a la lucha de sectas polarizadas quienes defienden su interés por sobre el Estado. Recordemos, sin embargo, que tal conceptualización proviene de la poca creencia en la república y democracia, así como de la poca fe en las masas.

A veces Voltaire coquetea con la democracia, aunque nunca parece terminarlo de convencer. Pareciera creer que el orden no puede venir del caos de los muchos sino de la subordinación a los pocos en forma de monarquía constitucional o aristocracia.

Tomemos esto como advertencia: la tiranía de muchos, derrumba la democracia, no hace república, y solamente deja espacio para la tiranía de un único déspota. Pero también entendamos que las virtudes no son inalcanzables para las masas.

2) Religión

Voltaire creía que si uno mira las maravillas del universo, sería estúpido no concebir a su creador (supongo que soy un estúpido).

Pero un tema recurrente en su filosofía es superar el optimismo “cándido”: recordemos las desgracias y las masacres perpetradas por el fanatismo humano . También recordemos que la ansiedad provocada por la riqueza produce fanatismos que a su vez engendran tiranos.

Quizá si enseñas virtud y raciocinio, la gente pueda pensar, para que su filosofía moral sea: cuando dudo que una acción es buena o mala, me abstengo de emitir juicios apresurados.

Voltaire buscaba superar la superstición, la ignorancia, la arrogancia, el egoísmo, para así sobreponernos a los pretextos, bien fueran religiosos o materiales, que nos llevan a la autodestrucción.

Sin embargo, la gente interpreta y reinterpreta a su conveniencia, a juicio de su interés personal. Es difícil tener una conciencia limpia, pero debemos pensar para reducir el margen de error.

3) Secta

Las sectas no son más que el llamado a juntarse para cometer errores. Según Voltaire, hay ciertas formas del pensamiento, como la matemática y la geometría, que no conciben sectas porque no conciben errores, ya que su verdad es absoluta. Por ejemplo, no hay forma de oponerse a que 2+2=4.

De igual manera, la ciencia en general no debería producir sectas. Por ende, sería ridículo hablar de pro-Newton y anti-Newton.

Yo comento: que sin embargo cada Newton tiene su Einstein, lo cual puede llevar a confusiones sobre cómo funciona la ciencia.
Si el conocimiento generado por Newton era absoluto, ¿por qué refutarlo? ¿Por qué modificarlo?

Quienes conciben a la ciencia como capaz de encontrar verdades absolutas, es decir, como si Newton hubiese podido descubrir todas las verdades del universo en un libro, le hacen tanto daño a la ciencia como quienes la ignoran: esto lo dijo Newton y así es. Punto.

Tal manera de pensar en realidad va en contra de la ciencia.

Los oscurantistas dicen que la ciencia nunca cumple sus profecías utópicas porque, donde deja huecos, fracasó. Lo que no entienden es cómo funciona.

La ciencia construye en capas, arma un rompecabezas: si bien cada Newton tiene su Einstein, Einstein no pudo ser sin Newton, quien le antecedió.

Además, la ciencia no siempre tiene todos los recursos tecnológicos ni financieros para avanzar lo suficientemente rápido: estos rompecabezas no se arman en un solo año. Vean el ejemplo del proyecto monumental e histórico del “gran colisionador de hadrones”. A Voltaire le hubiesen dicho: ¿por qué no pensaste en el Bosón de Higgs? ¿Por qué no lo descubriste con tus experimentos? ¿Por qué eres tan lento? ¿Por qué eres tan poco ingenioso? Eso quiere decir que la ciencia no sirve, o que la ciencia no todo lo puede, y donde sea demasiado lenta para responder, puedo meter mi superstición.

Por eso escuchas a gente decir: la evolución es solo una teoría. Sí, pero una teoría con evidencia abrumadora, un escrutinio constante y un consenso casi unánime de todos los científicos, no de EEUU o Europa, sino del mundo. Desde que Darwin habló de evolución, no se han encontrado menos evidencias, sino muchas más, en múltiples ramas de la ciencia, las cuales han agregado complejidad a la teoría de Darwin. Para que la evolución sea desechada, tendría que llegar otra que nos otorgue más argumentos y hechos concretos; cosa que no se comprueba con la intuición.

Hay ciertas sectas que se enorgullecen de su oscuridad, conformismo y extravagancia. La ciencia no puede hacerlo. 

Por eso, más allá de establecer verdades absolutas como una secta de la objetividad,  la ciencia se revisa constantemente.

Por eso una teoría siempre es teoría, porque los científicos tienen que ser inconformes y creativos para encontrar soluciones, hallar nuevas verdades y sumarle evidencia a lo que ya parece comprobado.

El proyecto ilustrado, por ejemplo, con todos sus errores, encendió luces y produjo conocimiento invaluable. Luego de este movimiento, sumamos capas a sus hallazgos y poco a poco corregimos los errores. 

La búsqueda de la verdad absoluta, requiere inconformidad y escrutinio, en vez de sectas, ya que incluso una secta de la objetividad, puede ser perjudicial porque todo lo acepta y nada lo examina. 

Advertisements

6 thoughts on “Libro: “Diccionario Filosófico” por Voltaire (1764) | Tiranía, Religión, Secta

  1. Pingback: richardtahan

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s