Película: La Isla Mínima (España, 2014)

La_isla_m_nima-276450591-large

Dirigida por Alberto Rodríguez, “La Isla Mínima” ganó 10 premios Goya en 2015: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guion Original, Mejor Música Original, Mejor Interpretación Masculina Protagonista, Mejor Actriz Revelación, Mejor Dirección de Fotografía, Mejor Montaje, Mejor Dirección Artística, Mejor Diseño de Vestuario.

La trama se desenvuelve en el género policíaco con influencia del cine negro y el realismo.

Más allá de seguir a dos detectives que intentan resolver un misterio, el crimen mismo se convierte en la representación de una sociedad que se está desgastando, que está siendo abandonada, y que cada vez es más inestable.

El escenario es la España de 1980 cuando, recién salida de la dictadura de Franco, tiene que lidiar con el remanente de muchos de los valores reforzados durante ese régimen tiránico patriarcal en una sociedad recién introducida a la democracia.

En un pueblo remoto situado en las marismas de Guadalquivir, las contradicciones de la nueva España están más pronunciadas. No solo lo urbano y lo rural se interponen, sino que las instituciones se desgastan en un pueblo que todavía no acepta el cambio social. Instituciones como el gobierno, las fuerzas de seguridad, y hasta la familia, operan bajo un clima de desconfianza, hipocresía y oscurantismo.

La misoginia es el residuo más claro de esta cultura paradójica. El crimen gira en torno a ella y, por ende, el conflicto.

Otro punto muy a favor de esta obra es la cinematografía de Álex Catalán.

Quizá la película tenga un aire familiar para los fanáticos de “True Detective”, ya que operan en líneas similares, aunque no cabe duda que hay autenticidad en el subtexto de la misma.

Debo admitir que, si bien aprecio los valores cinematográficos de “La Isla Mínima”, no me cautivó como sí lo han hecho otros proyectos similares como, por ejemplo, “El Secreto de sus Ojos”.

A veces los personajes me intrigaban con sus complejidades, en otras sentía reacciones planas, inconsistentes, circunscritas en un estilo que quizá no sea el mío, entrando aquí la subjetividad de cada espectador.

A veces también la película estuvo falta de ritmo, lo cual no quiere decir “rapidez” sino un dinamismo otorgado por el conflicto, en resumen: me hubiese gustado que la crítica sociopolítica tomara las riendas un poco más, porque los personajes por sí solos no tenían fuerza todo el tiempo.

A una obra con tanto color cinematográfico, quizá lo que le faltó fue color narrativo.

Eso no le quita sus fortalezas, que son muchas y superan sus debilidades pero, al fin y al cabo, películas las hay para todos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s