Libro: “Del Legado de Chávez Al Desastre de Maduro” por José Guerra (2014)

photo

De verdad no me gusta tener que escribir comentarios negativos en este blog pero, ¿qué puedo hacer? El libro de José Guerra me decepcionó . Al finalizar sus páginas sentí que perdí el tiempo porque cualquier persona medianamente informada no va a encontrar nada nuevo en este texto.

El ensayo sufre de: mala edición y redacción, falta de premisa o propósito concreto, y poca argumentación.

Primero, la mala edición se vuelve tediosa a medida que la lectura avanza. Errores ortográficos y de tipeo siguieron el discurso hasta las últimas páginas, lo cual me hizo pensar que estaba leyendo el segundo borrador de un texto y no el producto final. No sé si será que compré una edición vieja que me vendieron como nueva. De cualquier manera, solo puedo comentar sobre lo que tengo en las manos.

El problema de edición está directamente relacionado con una redacción que en determinadas ocasiones me hizo pensar: ¿a quién va dirigido este libro? ¿A economistas, estudiantes, a la ciudadanía en general? Porque no es lo suficientemente elocuente como para ser leído por cualquiera, ni lo suficientemente novedoso para personas bien informadas.

Segundo, la falta de una premisa concreta tiene mucho que ver con la redacción. ¿De qué trata este libro? ¿Cuál es el argumento que el autor intenta comprobar? La introducción dice:

“El Legado de Chávez, cuyas dos ediciones salidas de la imprenta en junio y septiembre de 2013, se agotaron rápidamente. Ahora, al texto previo se añade el análisis minucioso del gobierno de Maduro y se amplía considerablemente la propuesta de modelo de desarrollo alternativo para Venezuela. Se estructura de esta manera una visión integrada del período histórico y de cambios que ha vivido Venezuela entre 1999 y 2014” (Guerra, 2014: 5).

El problema aquí es que Guerra intenta abarcar un período histórico tan largo y complejo, que termina diluyendo sus argumentaciones, ya que, no las profundiza lo suficiente. En cambio, cuando empieza a desarrollar una temática interesante, se apresura en tocar otro tema completamente distinto, también dejándolo incompleto.

Consecuentemente, el análisis nunca logra ser “minucioso” como promete la introducción y la “visión integrada del período histórico y de cambios que ha vivido Venezuela entre 1999 y 2014”, deja por fuera el análisis de los efectos del golpe de Estado de 2002 y el subsecuente paro petrolero en la economía, deja por fuera las misiones y la evolución de las mismas, sus presupuestos, sus logros, sus fracasos, deja por fuera el desarrollo de las industrias de servicios y la merma de las mismas, es decir, puedo buscar decenas de subtemas que un análisis integral de la revolución del Siglo XXI requiere, pero que este libro deja por fuera, impidiéndonos prepararnos mejor de cara al futuro para situaciones similares o al menos para que no se cometan los mismos errores.

El libro se enfoca sobre todo en: inflación, control de cambio, control de precios, producción petrolera y manufactura. Vastos temas que prometen mucho pero que nunca son desarrollados con la minuciosidad necesaria.

Tercero, la argumentación es muy pobre.

Un libro que supuestamente cubre todos los sucesos en materia económica en 15 años solo tiene 21 referencias bibliográficas.

¿Dónde estaban las estadísticas? ¿Dónde estaban los números? ¿Dónde estaban las argumentaciones teóricas?

Una persona medianamente informada, es decir, que lea varias fuentes de información, no va a encontrar nada nuevo en el texto de Guerra.

Sucesivamente seguía pensando: “ya sé… ya sé… ya sé…”, sintiendo como si estaba leyendo un artículo de opinión largo.

Y no es que esté en desacuerdo con muchas de las cosas que el autor dice, es que quería ver una argumentación teórica, empírica, y fáctica mucho mayor.

Al llegar al último capítulo, sobre las propuestas de Guerra para el país, vemos no más que un panfleto superficial, nada visionario, nada nuevo: el petróleo como palanca, diversificar la economía, desarrollar la industria manufacturera, quitar los controles de precios y de cambio.

“…ya sé…. ya sé… ya sé…”

Pero me inquietó no ver nada sobre cómo diversificar la economía a través del turismo, de la tecnología, de los servicios, de las innovaciones, de desarrollar una cultura ciudadana emprendedora, en un país en el que parece que las empresas son un espejismo lejano en el desierto, muy lejos de las capacidades de la gente… en fin…

El único punto que me llamó la atención fue la propuesta para la industria petrolera.

En primer lugar, Guerra sugiere que PDVSA no sea la única empresa con el control de los recursos petroleros en Venezuela, sino que sea una más, es decir que se abra un proceso de licitaciones en las que incluso PDVSA tenga que competir con otras empresas, siendo la ganadora cualquier empresa con la mejor oferta para extraer petróleo del país, pero aun así, bien sea a través de regalías o impuestos:

“la participación del Estado en los ingresos no debe ser inferior al 70%. De esta manera, Venezuela aumentaría su nivel de producción, recibiría cuantiosas inversiones y se ahorraría buena parte de las erogaciones que actualmente realiza PDVSA” (Guerra, 2014: 130-131).

Otro punto interesante, es a la vez una pequeña venta de humo, es cierto, catapultada por un “PDVSA ahora es del pueblo 2.0.”, en la que se argumenta la necesidad de que los venezolanos puedan:

“colocar sus ahorros en fondos financieros para apalancar el negocio petrolero y obtener dividendos. De esta manera venezolanos con potencial de ahorro colocarían sus fondos con rendimientos superiores a los que devengan en un mercado financiero reprimido… Esto se complementaría con un esquema de distribución de la renta petrolera a los venezolanos donde se contemplen fondos patrimoniales y los venezolanos reciban una porción directa de la regalía petrolera en cuentas individuales de las cuales podrían disponer a lo largo del tiempo para usos muy precisos y delimitados, como podrían ser los casos del financiamiento de la salud y la educación” (Guerra, 2014: 132).

Queriéndonos decir con esto, que el pueblo verdaderamente vería los frutos del petróleo y vigilaría la empresa estatal, logrando que esta última rinda:

“cuentas a los verdaderos propietarios del petróleo: los ciudadanos” (Guerra, 2014: 132).

Permítanme ser escéptico de que 30 millones de personas puedan participar activamente de una industria petrolera que, en mi opinión, está muriendo (debido al avance de las energías renovables, la nueva producción de países fuera de la OPEP, y la sobreproducción de países de la OPEP como Arabia Saudita que pueden ponerle fin al cartel).

De alguna manera, se continúa la paradoja de: “no vamos a depender del petróleo, pero mientras que no haya más nada, vamos a depender del petróleo”.

¿Es verdaderamente posible que 30 millones de personas sean accionistas o participen de alguna manera de las ganancias de PDVSA, dependiendo o no de ella? El problema es que José Guerra no describirá de manera exhaustiva cómo funcionaría este sistema.

Sin embargo, debo decir que es un punto que me intriga. Por supuesto que sería una buena idea que PDVSA tenga que rendirle cuentas a unos accionistas o propietarios o al menos a alguien más que el partido político de turno porque en estos momentos la balanza está demasiado a favor del gobierno.

Hubiese sido más interesante para este libro que José Guerra lo delimitara al análisis y la propuesta sobre la industria petrolera, en vez de diluir sus argumentos intentando cubrir todo el período histórico que fue el Socialismo del Siglo XXI y un montón de propuestas sobre un montón de cosas sin expandir “minuciosamente” sobre cómo funcionarían.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s